PROYECTO

En idioma Mapuche “abrevadero” ó “agua para el caballo”, Kawelluco nace con la idea de compartir con otros sus extraordinarios rincones. Sus formaciones geológicas, ríos, pozones, cascadas y gran diversidad de flora y fauna, lo convierten en un verdadero Santuario Natural.

Con un fin de conservación de especies y mantención del estado natural del terreno, se subdividen 400 de las 1.000 hectáreas totales, de manera de mantener 600 hectáreas intactas como parque común. De esta forma, comprar un lugar en Kawelluco, implica ser parte de un proyecto comunitario de cuidado, mantención de senderos y protección de flora y fauna nativa.

Cada parcela, de entre 1 y 15 hectáreas, están diseñadas de manera de que todas tengan acceso a la red de senderos que recorren las 1.000 hectáreas que conforman el lugar.

 

Especial cuidado se ha tenido en la construcción de las obras de infraestructura tales como caminos, senderos, tendido eléctrico, red de agua, etc. de manera de intervenir lo menos posible el entorno natural. Esto hace de Kawelluco un lugar donde se vive la tranquilidad que nos regala el contacto con la naturaleza.

Más allá de un proyecto, Kawelluco es un lugar de relajo donde se experimentan las cosas simples de la vida y nos aleja de la cotidianeidad que nos impide disfrutar de un buen fuego, un asado o grandes conversaciones.